6/8/14

Causas de la frustración y deserción en la educación virtual

6.8.14

Las altas tasas de deserción en los programas de formación virtual tienen diferentes orígenes, siendo los más comunes los relacionados con la situación socioeconómica, la formación inicial, la integración social, compromiso institucional y la presencia (o ausencia) de acciones preventivas para disminuir los niveles de frustración estudiantil.

Claudio Vasquez basado en un modelo de Tinto (1999) identificó que existen diferentes momentos en el desarrollo de un programa virtual:

“En un primer momento, el de ingreso al programa, juegan un papel fundamental la identificación profesional, el compromiso académico, la meta ocupacional y la identificación institucional. En un segundo momento, el del proceso dentro del programa, el desempeño académico, traducido en el rendimiento cuantitativo y el desarrollo intelectual, por un lado, más las relaciones con los compañeros y profesores-asesores, por otro, tienden a afianzar las condiciones de entrada ya mencionadas, o bien a debilitarlas; con esto se produce una nueva situación en torno a metas académicas e identificación institucional, como un tercer momento que asimila el impacto de la realidad interna del programa y de las circunstancias socioeconómicas del medio sobre las condiciones iniciales del usuario, incidiendo sensiblemente en la decisión sobre perseverancia o deserción, cuarto momento del modelo que se expone.” (Martínez Vasques, 2007, pág. 112)
En los diferentes momentos es fundamental como se afianza el compromiso del estudiante con su formación y con la institución, además la manera en que logra crear redes de apoyo y socialización con otros estudiantes del programa educativo. En el primer caso, el participante puede sentirse mayormente comprometido con la institución si mantine un buen desempeño o se siente satisfecho con él. La institución puede promoverlo poniendo a disposición todos los recursos para el logro de las metas individuales de los estudiantes, generando un clima de apoyo, acompañamiento y motivación. En el segundo punto, cuando la integración del estudiante con su grupo es débil, éste no alcanza a acomodarse, aumenta su falta de compromiso individual y tiende a desertar.
 
Junto a estos dos puntos, también es fundamental el proyecto de vida del estudiante, el género[1], sus condiciones geográficas y socioeconómicas, puesto que refuerzan su compromiso con el proceso educativo o pueden ser un detonante para su abandono.


Fuente: Martínez con base en Tinto


En este sentido es necesario reflexionar en torno a las situaciones que durante el proceso educativo pueden condicionar la permanencia o deserción de los estudiantes. En este punto, la satisfacción o frustración pueden jugar un papel determinante en cómo el estudiante percibe que alcanza sus metas individuales.

Respecto a los factores que pueden incidir en la frustración de los estudiantes virtuales, Francisco Borges (Borges, 2005), ha identificado las acciones en las que puede incurrir cada agente educativo para ocasionar o disminuir la frustración:


Estudiante
Docente
Institución

  • No asignar suficiente tiempo de dedicación
  • Expectativas y matriculación irreales o que no responden a sus objetivos
  • No contar con estrategias y destrezas adecuadas para la modalidad
  • No participar en actividades colaborativas
  • Desconocer canales de ayuda
  • Factores añadidos (como los económicos)

  •  Baja formación y capacitación en la educación virtual
  • Respuesta a los estudiantes ausentes o tardía
  • Presencia en el aula esporádica o nula
  • No entregar claridad en las indicaciones
  • No ser cercano ni  flexible
  • No potenciar la interacción y colaboración

  • Ayuda técnica, apoyo y orientación deficiente
  • No ofrecer capacitación al docente en línea
  • Organización del curso
  • Ofrecer expectativas irreales al estudiante
  • No tener en cuenta la situación del estudiante
  • Establecer trámites administrativos complicados
  • No ofrecer formación preliminar al estudiante



Así, si se atienden a las condiciones de ingreso y se generan situaciones durante el proceso educativo que disminuyan la frustración estudiantil se podrá avanzar en la disminución de deserción de los programas de educativos virtuales.


Artículos a consultar

Borges, F. (2005). La frustración del estudiante en línea. Causas y acciones preventivas. Digithum [artículo en línea] UOC., 1-8. Disponible en:  www.uoc.edu/digithum/7/dt/esp/borges.pdf

Martínez Vasques, C. R. (2007). La deserción estudiantil en educación superior a distancia: perspectiva teórica y factores de incidencia. Revista Latinoamericana de Estudios Educativos, Vol. XXXVII, Núm. 3-4, sin mes, 107-122.: Disponible en: http://www.redalyc.org/articulo.oa?id=27011410005







[1] En el estudio de Martínez el género femenino tenía mayores tasas de deserción. Esto asumible al rol que se le asigna a la mujer en la sociedad y en la vida privada.

Escrito por

Licenciado en Educación, apasionado por el Software Libre.

0 comentarios:

Publicar un comentario

 

© 2013 Comparte y Transfoma. All rights resevered. Designed by Templateism

Back To Top